• Home
  • Procesados
  • ACTUACIONES SIGUEN Y PODRÍA HABER MÁS CITADOS AL JUZGADO

ACTUACIONES SIGUEN Y PODRÍA HABER MÁS CITADOS AL JUZGADO

371961Luego de una intensa y cuidada investigación de la Dirección de Inteligencia, que incluyó filmaciones, escuchas y policías encubiertos en la barra brava de Peñarol, la “caja de Pandora” comenzó a abrirse. De fútbol nada, sino un grupo de la hinchada que fue ganado por la delincuencia organizada.

Quedó en claro la negociación del club con la barra brava entregándole entradas, dinero y otras regalías. Como esta fue tomando cada vez más poder y se les fue de las manos, hasta el punto de ser amenazados dirigentes y futbolistas de hacerle perder los puntos generando disturbios. “Se va a quemar todo”, le dijeron a dirigentes cuando estos no quisieron darle 400 entradas para el clásico que no se jugó. Incluso irrumpían en Los Aromos sin autorización o no dejaban entrar a los jugadores.

También se estableció la connivencia de la barra brava con narcos en la cárcel que daban órdenes desde allí, hasta de balear la sede de Nacional, por ejemplo y cuidaban su “negocio” de vender droga a la interna de la barra hasta el punto de mandar expulsar a personas de la tribuna que le hacían la competencia. La comunicación era tal que los reclusos recibían por Whatsapp imágenes de la gente que estaba en la tribuna y decidían si había que echar a alguien.

Ayer el juez penal Néstor Valetti dio lugar al pedido de procesamiento que el fiscal Gilberto Rodríguez realizó en la madrugada del sábado y procesó con prisión a cinco barrabravas de Peñarol. Cuatro de ellos ya tenían antecedentes penales.

Cuatro marcharon a la cárcel por el delito de “asociación para delinquir” y “extorsión”, el quinto fue tras las rejas por “extorsión”. Fuentes judiciales indicaron que por el momento no se esperan más detenciones pero sí puede haber más citaciones para tomar declaraciones, entre los que podrían estar jugadores y dirigentes del club en calidad de testigo, ya que la investigación no se cerró. En total fueron 10 barrabravas que pasaron por el juzgado.

Según el pedido de procesamiento los ahora remitidos “habían conformado una organización con la finalidad de cometer delitos para obtener y conservar determinados beneficios económicos del Club Atlético Peñarol”.

“Con el paso del tiempo, los “referentes” fueron ganando poder dentro de la hinchada y a raíz de ello, aumentaron sus exigencias hacia el Club. Si la institución no satisfacía sus pedidos, los integrantes de las “barras bravas” provocaban disturbios, hechos violentos e ilícitos que perjudicaban a Peñarol con la pérdida de puntos. Para evitar estos hechos y tener aplacadas a las barras, la institución cedía a las demandas de los “referentes”, dice el fiscal Rodríguez.

Respecto a la vinculación con delincuentes procesados el fiscal apunta: “los indiciados P y L, cumplían su rol desde el centro penitenciario donde se encuentran recluidos”. Más adelante Rodríguez da cuenta de cuando la situación comenzó a desbordarse.

“A mediados del año 2016, la Directiva nombró una nueva Comisión de Seguridad, la que resolvió prescindir de la intervención de “los referentes” A consecuencia de esta decisión, “los referentes” dejaron de percibir los beneficios económicos que durante años habían recibido, entonces, con el objetivo de recuperarlos iniciaron contactos con integrantes de la Comisión Directiva, dirigentes y jugadores. Ante la frustración de no conseguir el resultado deseado, se volcaron al despliegue concertado de sucesivos actos de violencia y amenazas contra miembros del Club Atlético Peñarol.

Fue así que además de llevar a cabo insistentes presiones a integrantes de Peñarol a través de reiterados llamados telefónicos y apersonamientos en instalaciones del Club, en el mes de noviembre del corriente año, un grupo de aproximadamente treinta hinchas, concurrió a Los Aromos e impidió a los jugadores ingresar al predio, exigiéndole la entrega de cuatrocientas entradas y fuegos artificiales. Dentro de este grupo, se encontraban T y el coindagado S.N.P.B. también referente de las “barras bravas”.

Los jugadores les expresaron que no podían proporcionarles lo que les pedían, a lo que los indiciados les manifestaron “que estaban de vivos y que se iba a pudrir todo” El gerente deportivo del Club declaró que esta amenaza estaba dirigida a los directivos”, dice el pedido de procesamiento.

La amenaza fue el día anterior al fallido clásico y efectivamente ese día “ocurrieron los graves incidentes de público conocimiento que ameritaron la suspensión del partido. La prueba de los hechos relatados emerge de: 1) la interceptación de líneas telefónicas de los indagados; 2) la incautación de teléfonos celulares de algunos indagados; 3) las declaraciones de los policías de la Dirección General de Información e Inteligencia; 4) las declaraciones de los testigos y 5) las declaraciones de los indagados”, apunta el fiscal.

Porqué la asociación para delinquir

Luego de pedir el procesamiento por asociación para delinquir el fiscal lo fundamenta así: “En opinión de esta Fiscalía, se tipifica al constatarse la existencia de una organización que se mantiene en el tiempo, que presenta distribución de roles, jerarquías y distinción de funciones prestadas por sus integrantes a pesar de la fungibilidad de estos”, indicó el fiscal Rodríguez.

El cuanto al delito de extorsión este es inexcarcelable. El artículo 345 del Código Penal, lo define como “el que con violencias o amenazas, obligare a alguno a hacer, tolerar o dejar de hacer algo contra su propio derecho, para procurarse a sí mismo o para procurar a otro un provecho injusto, en daño del agredido o de un tercero, será castigado con cuatro a 10 años de penitenciaría”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail


Dejá un comentario

one × 5 =