• Home
  • Paraguay
  • PARAGUAY: DEVUELVEN RESTOS DE VÍCTIMAS DE LA DICTADURA

PARAGUAY: DEVUELVEN RESTOS DE VÍCTIMAS DE LA DICTADURA

ASUNCIÓN (AP) — Jorge Miguel Soler dejó el cementerio de La Recoleta -en la capital de Paraguay – con cierto alivio: enterrar los huesos de su padre, un líder comunista desaparecido hace más de 40 años a causa de la dictadura, le permitía cerrar el duelo y saber que sus restos no volverían a alejarse de un rincón familiar.

Junto con los huesos del padre de Jorge Miguel también se entregaron restos óseos a los familiares de una italiana, un argentino y otro paraguayo que fueron presos políticos durante la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989) e identificados a través de estudios genéticos.

Helena Vallejos toca el féretro que contiene los restos de su abuela, la nacionalizada italiana Rafaela Fillipazzi, durante una ceremonia en Asunción, Paraguay, el viernes 10 de febrero de 2017. Fillipazzi, líder militante socialista, fue capturada en Uruguay y enviada a Paraguay durante la dictadura del general Alfredo Stroessner, donde fue torturada y asesinada. Su cuerpo es uno de los cuatro identificados tras una exhumación en una propiedad de la Policía Nacional en Asunción. (AP Foto/César Olmedo).

Sin embargo, aún queda una deuda grande por saldar. La comisión de Verdad y Justicia, presidida por monseñor Mario Melanio Medina, realizó desde 1994 un relevamiento de datos sobre violaciones a los derechos humanos y en 2008 presentó su informe en un libro de 4.000 páginas que señalaba que durante el régimen de Stroessner hubo 59 ejecuciones extrajudiciales y 336 personas desaparecidas, entre otros crímenes.

Entre 1970 y 1980 estuvo vigente un acuerdo secreto denominado Plan Cóndor, en el que las dictaduras militares de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay coincidieron para apresar e intercambiar opositores. Los restos que cuatro familias recibieron el viernes en Paraguay son sólo algunos de ellos.

La ceremonia ocurrió en la vieja sede del gobierno El Cabildo, a puertas cerradas, y durante el acto en el que se entregaron los pequeños féretros sólo estuvieron presentes los familiares y algunos fotógrafos. Previamente, el juez penal Gustavo Amarilla autorizó el retiro de las osamentas de la morgue judicial.

Una de las víctimas fue una italiana -nacionalizada argentina- Rafaela Giuliana Filipazzi, detenida en 1977 en Montevideo, Uruguay, y trasladada después al departamento de Investigaciones de la Policía en Asunción.

Otros huesos corresponden al argentino José Agustín Potenza, un músico secuestrado en la misma ciudad en junio del mismo año y trasladado poco después a Asunción.

Finalmente, los restos del padre de Jorge Miguel -Miguel Ángel Soler, secretario general del Partido Comunista durante la dictadura, desaparecido el 30 de noviembre de 1975-, y el agricultor y militante comunista Castúlo Vera, apresado ilegalmente el 28 de enero de 1977.

La búsqueda de presos políticos desaparecidos durante este tiempo comenzó en 2009 a cargo del médico paraguayo Rogelio Goiburú, quien aún indaga en varios sitios intentando hallar los restos de su papá. “Hasta el momento hemos encontrado huesos de unas 28 personas pero la tarea de identificarlos mediante análisis genéticos aún es larga”, declaró Goiburú.

Los restos entregados el viernes a las familias de los cuatro desaparecidos fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) de Buenos Aires. La mayoría de las osamentas fue descubierta en el patio trasero del cuartel antimotines de la policía paraguaya, en la periferia sur de Asunción.

El embajador italiano Gabrielle Annis, presente en la ceremonia, dijo a The Associated Press: “este es un día histórico porque algunas de las víctimas de la dictadura están siendo devueltas a sus familias”, y agregó que muchos de los desaparecidos tenían ciudadanía italiana.

En tanto, Flavio Ferrini, fiscal federal de la ciudad argentina de Corrientes, comentó a la AP que éste era un acto importante, ya que por primera vez permite la restitución de los restos a sus familiares. “La identificación de desaparecidos permite la reconstrucción histórica del plan genocidio, de exterminio mediante la colaboración de las dictaduras latinoamericanas. En este caso, algunos de los huesos encontrados pertenecen a una compañera de trabajo en la justicia federal de Corrientes”, precisó en alusión a Filippazzi.

Finalmente, el expreso político Evaristo González, dijo que la importancia de identificar estos restos es dejar un testimonio de lo que fue la dictadura de Stroessner, que en 35 años de gobierno se destacó por sus persecuciones, torturas y asesinatos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail


Dejá un comentario

12 − 11 =